Las runas de Floralia

En todo tiempo y lugar, el ser humano buscó la manera de conectarse con la Divinidad para conocer sus designios y saber cómo debía obrar.



Desde las simples piedras blanca y negra bíblicas (Urim y Tumim), que se utilizaban cuando se necesitaba una respuesta afirmativa o negativa a una pregunta importante, hasta nuestros días, han sido muchos los sistemas que se han empleado para ello.



Te traemos en esta ocasión otras piedras, parece ser que de origen norte europeo, en las que se tallaban las letras de un alfabeto: las runas.



Tradicionalmente las runas estaban grabadas en piedra y guardadas en una bolsa de tela. Con esta edición en papel hemos querido adaptar este oráculo a un material más cómodo y fácil de llevar.



Ellas pueden ser la guía que necesitas en algunos momentos. Serán un amplificador de tu propia voz interior, cuando en ocasiones, no consigues oír.
 


Te hablaran de tu presente, porque es el único tiempo en el que realmente vives. Pero te ayudaran a comprender mejor tanto tu pasado como tu futuro.
Intenta formularles preguntas importantes, que signifiquen algo necesario en tu recorrido vital, de esta manera crearas una relación intima con ellas. Cuanto más profunda sea esta relación, con más claridad podrás reconocer su mensaje y consejo.
A veces el mensaje llegará de inmediato, nada más veas aparecer la runa ante ti, pero en otras tendrás que esperar. No intentes analizar, razonar o acomodar su mensaje a tus intereses más superficiales. Guarda silencio y deja pasar el tiempo. En unas horas o en unos días aparecerá la respuesta que necesitas.
Después, llegará la hora de la acción. Acomete los cambios, los proyectos, las decisiones que son precisas, con fuerza e ilusión.
Persevera en ello todo cuanto sea necesario y no dejes que las dudas se instalen en tu mente




Los fondos recaudados por la venta de este estuche de runas, serán destinados íntegramente a la financiación de las actividades que organiza gratuitamente la Asociación Cultural Floralia