Conciencia
Plantas Medicinales
Alimentación Natural
Tratamientos Naturales
Alquimia en la cocina
Terapias
"Un Tiempo para tí"
Feng-Shui

 

El feng shui es un área de conocimiento de origen chino que nos permite realizar un análisis del espacio en el que vivimos, nuestra vivienda. El objetivo de este análisis es determinar o ubicar ocho zonas que tienen que ver con ocho aspectos de nuestra vida (Mapa Bagua. Ba= ocho, Gua= casa).

Posteriormente utilizaremos este mapa para potenciar la zona que nos interese y así mejorar o lograr cualquier objetivo personal de nuestra vida cotidiana.
 



Para ello utilizaremos un plano en planta a escala donde dibujaremos el mapa bagua. Normalmente la forma del plano será o bien rectangular o cuadrado, o bien tendrá forma de L o cualquier otra forma irregular. En el primer caso, el mapa bagua vendrá dado por una cuadrícula (dividimos cada lado en tres partes iguales y trazamos líneas perpendiculares a cada lado), y en el segundo caso utilizaremos un octógono y la dirección Norte.

Una vez que hemos dibujado el mapa bagua sobre el plano obtendremos una información muy interesante sobre la vida de las personas que viven en esa vivienda. ¿Por qué? Porque el plano nos va a decir qué aspectos personales van mejor y cuales no tanto. Para ello analizaremos varias cuestiones:
 


Ubicación de los baños (fuga de energía).
Ubicación del frigorífico (activador de la energía).
Faltas o regalos en las casas del bagua.
Otras posibles fugas de energía.
Orientación de la casa, especialmente cuando la forma del plano es en L o irregular.
Ubicación de determinados objetos.


Casas del Bagua:


Es interesante hacer una observación antes de continuar. El significado que el feng shui asocia a cada uno de los nombres de estas 8 casas no tiene que ser necesariamente el mismo que el significado que asociaríamos a esas palabras en el lenguaje español.
 


Las Casas son:

1. FAMILIA
2. PROSPERIDAD
3. IDEAS CLARAS
4. RELACIONES
5. CREATIVIDAD
6. AMIGOS QUE AYUDAN
7. DIRECCION EN LA VIDA
8. CONOCIMIENTO O TRABAJO


Remedios:


Potenciaremos o activaremos cualquiera de esas casas con objetos a los que llamamos remedios. Un remedio es cualquier cosa que nos permite activar una casa del bagua para generar el cambio y lograr una mejora deseada en nuestra vida.

En nuestro caso, tal y como aplicamos el feng shui, sabemos que un determinado grupo de minerales son remedios potentes y muy efectivos para lograr cambios en esas 8 casas del bagua.

Así que utilizaremos un mineral para generar cambios en familia, otro para generar cambios en prosperidad y el que corresponda para cualquiera de las otras casas restantes.
 


Comienza haciendo Feng-Shui en tu casa:

 

La primera acción de feng shui en casa que te propongo es la de tratar los baños.

El feng shui nos plantea que el chi, o dicho de otro modo, todo lo que necesitas en tu vida, entra por la puerta principal de tu casa y ha de distribuirse por toda ella. Un baño lo consideramos como una fuga de energía por donde el chi, ki o energía vital se va, se fuga, igual que lo hace el agua que sale por los grifos de lavabo, bidé, bañera o por el inodoro, que cae por los desagües. El modo de corregir esta fuga es colocando mineral de amatista en el baño, preferiblemente por lo menos una drusa de amatista del tamaño de la mitad de la palma de una mano.

Podemos colocarla donde queramos, salvo directamente en el suelo. Si tuviéramos que colocarla en el suelo pondríamos cualquier cosa que haga de base y separe al mineral del mismo. Es importante que el color de la amatista (violeta) sea intenso. Ello nos indica la fuerza que tiene ese mineral, cuanto más oscuro mejor.

Cuanto mayor es el tamaño del mineral, antes se producen cambios y mejoras personales. Además utilizamos los minerales en bruto, trozos de mineral, no hace falta que tengan formas determinadas ni que sean figuras concretas.
 


Limpieza de los minerales:

Tanto la amatista del baño como el resto de minerales que utilizamos para aplicar feng shui en casa, necesitan ser limpiados. En primer lugar cuando las compramos y las llevamos a casa. En tal caso las ponemos en un recipiente cualquiera y las cubrimos con una capa de sal gorda (la que empleamos para cocinar). Las dejamos mínimo 24 horas y después tiramos la sal y colocamos el mineral en el lugar deseado. En segundo lugar, hay que limpiar los minerales cada mes, justo con la luna nueva. Veinticuatro horas antes del día de luna nueva las ponemos en sal y las colocaremos limpias el día de luna nueva. La sal nunca se reutiliza, se tira por el fregadero o por el inodoro.



 
Gabriel Pradas Iñigo

Consultoría y formación en Feng Shui